Presentación de la Raza Saluki

Introducción al Saluki

A todos los criadores nos gusta creer que nuestra raza es una de las más antiguas que se conocen, aunque las más de las veces la historia de una raza es bastante más reciente de lo que cabría suponer por más que adornemos su pasado con bonitas leyendas, que no dejan de ser más que eso, cuentos de hadas sin una base histórica que pueda probar su antigüedad.

No siendo así el caso del Saluki, multitud de referencias artísticas han plasmado su esbelta silueta desde tiempos inmemoriales, sin dejar duda alguna al observador sobre la raza a la que pertenece el ejemplar en cuestión.

Desde el Antiguo Egipto, hasta nuestros días, podemos encontrar cientos de referencias que hacen alusión a esta singular raza, qué nunca dejó impasible al artista y que son la prueba fehaciente de que probablemente, sí estemos hablando de la más antigua raza del mundo. Fue su capacidad de adaptación a un medio tan hostil como el desierto lo que hizo que el tipo se fijara desde tan antiguo, solo los más fuertes y resistentes eran seleccionados, ya que de ello dependía en gran medida el aporte de carne fresca a la tribu.

El hecho de que aparezcan en antiguos grabados egipcios donde se alude a ciertas escenas de guerra, nos da a entender que debieron existir algunas líneas o tipos poseedores de potentes físicos, además de fuerte carácter que les hacía capaces de luchar en una batalla.

Lo que está claro es que ese tipo de Saluki desapareció hace muchos siglos, perdurando las líneas dedicadas a la caza.

El hecho de que Mahoma lo considerara como uno de los animales nobles en el Coran, ayuda a consolidar lo que el desierto se encargó de empezar, es decir el duro cazador pasa a ser puro y noble, es el único en la especie canina aceptado por los mahometanos, el resto son "kelb" y son tan impuros como para que el llamárselo a otra persona sea visto como un feo insulto.

Ahora sí, la visión oriental sobre el Saluki es mucho más abstracta que la extracta visión occidental, donde una raza debe ser completamente homogénea. Si echamos una rápida visión al mundo musulmán, iremos encontrándonos lo que para nosotros son distintas razas y que no dejan de ser distintas versiones del mismo Saluki moldeadas por las distintas condiciones medioambientales: altitud, clima, orografía, tipo de presas, etc. Si empezamos por Mali el Azawakh, subiendo hacia el Magreb el Slougli, desde Egipto hasta los distintos países árabes, los Salukis, en sus diferentes tipos, más al norte Tazi, Afgano, Taigan, Kirguiz…

Esta es la razón de que la raza sea tan heterogénea es decir, el vasto área donde se ha desarrollado y la multitud de tipos que han contribuido a crear la raza, que los occidentales conocemos como Saluki.


Cómo es el Saluki

Podemos describir al Saluki como un lebrel del tipo oriental. Es un animal del desierto y su físico debe ser apto para ello. Es decir, un Saluki debe ser moderado ya que el exceso en cuanto al físico siempre lleva a desperdiciar energía inútilmente. Sus huesos y musculatura le hacen ser resistente, muy resistente: en el desierto no había sitio para el deporte (ahora sí) y lo importante no era que el Saluki corriera muy rápido sino que cogiera la presa, da igual en un minuto y medio que en tres minutos que en los que fuera necesario. Para ello sus huesos deben ser ovalados y sus músculos planos, las angulaciones no deben ser demasiado marcadas sino suaves, aunque evidentes. El pelaje es secundario y más bien puede depender del área donde habite el ejemplar en cuestión: menos pelo en pleno desierto y pelajes mucho más densos en zonas montañosas.

La variedad de pelo liso siempre convivió con la de flecos, predominando en ciertas estirpes, y las orejas muchas veces eran cortadas como costumbre. Por eso hoy podemos encontrar multitud de variaciones en cuanto a distribución de pelo, desde ejemplares con largos y densos flecos a otros que tienen un fleco meramente testimonial.


El carácter del Saluki

Para hablar del carácter del Saluki, lo primero que debemos saber es que la raza pertenece a lo que llamamos tipo primitivo, es decir, un tipo de carácter en el cual nos encontramos con tres etapas que son la infancia, la adolescencia y la edad adulta, mientras que la mayor parte de las razas modernas, poseen un tipo de carácter infantil durante toda su vida. Esto hace que mientras en su etapa de cachorro se comporten como un perro "normal" en la etapa adolescente a veces se vuelvan algo rebeldes e independientes creando ciertas situaciones difíciles, sobre todo a el propietario nobel, normalmente al llegar a la etapa adulta todo vuelve a la normalidad, aun que eso sí, nos encontramos con un ejemplar adulto capaz de tomar sus propias decisiones…

Básicamente, el carácter del Saluki debería ser dulce y afectuoso con su dueño y resto de la familia, a la vez que distante y esquivo con los extraños. Debido a esta desconfianza hacia lo desconocido (que no es otra cosa que instinto de supervivencia a flor de piel y no miedo, como algunos suponen equivocadamente), el Saluki es un gran avisador y en algunos casos, incluso, un eficaz defensor de su territorio.

Al igual que en sus características físicas, encontraremos una gran variación en cuanto a el carácter, encontrándonos ejemplares muy amistosos incluso con los extraños y en el otro extremo ejemplares a los cuales no les gusta ser acariciados ni por su propio dueño… y entre estos dos puntos toda una amplia gama de matices.

El Saluki posee un gran instinto de caza desarrollado a través de milenios de selección, por lo cual debería ser sociabilizado en la etapa de cachorro hacia otro tipo de mascotas y perros pequeños si no queremos tener problemas con él cuando sea adulto.

Recomendamos la raza para aquellas personas que, quieran disfrutar de la compañía de un exótico compañero afectuoso pero sutil, fiel compañero sin ser una lapa adosada a nosotros y a todos a los cuales les apetezca compartir su vida con un compañero que en un momento determinado pueda discrepar sobre tus decisiones…