Historia, fundación y objetivos

En Hyrkanya también mantenemos un pequeño grupo de caballos árabes y criamos a muy pequeña escala, siempre tratando de conseguir la máxima calidad.

Empezamos con caballos por un tema práctico, es decir en nuestra zona la hierba crece mucho en primavera y rápidamente se seca y deja los terrenos muy incómodos para los perros ya que se llenan de espigas y demás tipos de pinchos.

Con lo cual decidimos adquirir un caballo para que comiera la hierba y nuestros Saluki pudieran estar más cómodos.

En principio, adquirimos una yegua cruzada que cumplió muy bien la función pero, al poco tiempo, empezamos a tener curiosidad por el tema de la monta y este ejemplar no era apto para ello, con lo cual compramos una nueva yegua hispano árabe que fue la responsable de que tanto yo como mi padre nos aficionáramos al mundo del caballo.

Como siempre que leía algo alrededor del Saluki constantemente se hacía referencia al caballo árabe, llego un momento en el cual me enamore perdidamente de la raza y empecé a buscar la forma de conseguir algún ejemplar, recuerdo que por aquel entonces lo veía como un sueño.

Ya en el año 1994 mi padre y yo estuvimos viendo el campeonato nacional de caballos árabes, confirmando mi futura afición a estos bellos animales, aunque aun tenían que pasar dos años para que tras hablar con Angel (presentador por aquel entonces de la yeguada Mazarrazin) en el campeonato de España 96, quedásemos para ver una potrilla de dos años.

Lo curioso es que finalmente no fui yo quien fue a ver la yegua, si no mis padres y que después de negociar adquirieron no solo la potrilla, si no a una yegua preñada para mi sorpresa (y alegría).

Hyrkanya Zahir. El Molar. Septiembre 2011

Así, el 17 de enero de 1997, tuvimos nuestro primer potro llamado Hyrkanya Zahir hijo de Algarve x Zaydan

Maz Manisa. El Molar. Septiembre 2011

La potrilla se llamaba Maz Manisa y era hija de Algarve x Manisa.

Actualmente, criamos un número muy pequeño de potros y procuramos combinar belleza con funcionalidad, es decir buscamos dentro de las líneas de belleza caballos que por su físico y su carácter, son adecuados para ser montados, como refleja nuestro último potro nacido este año, y que es bisnieto de Maz Manisa e hijo de Vb adhzaran x Hyrkanya Werek que esperamos llegue a ser un bello y potente ejemplar.


Maz Manisa. El Molar. Septiembre 2011OBJETIVO

Nuestro objetivo en la cría del caballo árabe, es conseguir ejemplares bellos, pero a la vez funcionales y que una raza no debe perder su tipicidad en pro de unos resultados deportivos, ni su funcionalidad en pro de una supuesta belleza, ya que pensamos que cualquiera de los dos extremos, diluye la esencia de la raza, además buscamos carácter agradable, trabajador a la vez que equilibrado y simpático, ejemplares que sean de fácil manejo y hagan disfrutar a sus dueños.